Ochsi

Recetas OCHSI & OCHSIMANIA
 

 

Camino el Bicentenario
 

 

 

Alicante Multimedios
 

 
VINOS IDEALES PARA EL INVIERNO

Por Betto Speratti

En ésta época del año, con los días más frescos, nuestro cuerpo necesita mayores reservas de energía para soportar las bajas temperaturas. Podemos notar que las cartas en los restaurantes cambian, incluyendo platos con más calorías. Estos llevan una cocción más larga y es frecuente el uso de ingredientes que aportan su textura cremosa y sabor más intenso. Más que en otras épocas del año, la gastronomía se vuelve fundamental y está más presente en nuestros días, así como en los momentos de introspección o de reunión con buena compañía.

En lo que se refiere a los vinos, no hay una época mejor que otra para tomar una buena copa, pero sí existen diferentes cepas que se adaptan mejor al clima de cada una.

Los vinos blancos, rosados y espumantes no tendrán el efecto adecuado. Podemos decir que el invierno es la época ideal de los tintos, sobre todo aquellos de buena estructura y concentración. Son los denominados “tintos de guarda”, que son aquellos que por su calidad son ideales para ser conservados por largos periodos de tiempo.

Son tintos de buena graduación alcohólica, con buen cuerpo y taninos. Servidos a la temperatura ideal de 18°C, son los que acompañan mejor los guisados, las carnes con una cocción elaborada y todos esos platos característicos de ésta época del año.

Los tintos son ideales para la guarda, ya que en su proceso de elaboración se incluye una etapa de maceración. Otros factores que determinan si un vino es apto para la guarda o no son por ejemplo las uvas utilizadas, muchas veces seleccionadas una por una, la calidad del terruño y el cuidado que se tenga en su vinificación. Así mismo, influirá si estos vinos son añejados en barricas o en toneles de roble.

La diferencia consiste en que cuando el vino reposa por algunos meses o incluso años, se van produciendo cambios en su estructura molecular. A través de los poros de la madera ingresan cantidades ínfimas de aire, el cual tiene un 21% de oxígeno en su composición. Así se produce una oxidación, que hace que los taninos se vayan suavizando y perdiendo su rusticidad y dureza naturales.

Otro aspecto muy importante son los aromas que va ganando el vino en contacto con la madera. Las barricas son tostadas en su interior, permitiendo conferir a los vinos otros aromas y sabores como la vainilla, el chocolate, los frutos secos, el café, etc.

Vale la pena entonces, darse el gusto de llevar a casa una buena botella de tinto o descorchar una de las celosamente guardadas para disfrutar un momento intenso de aroma y placer.

Fuentes: www.glamout.com

 
SIGUIENTE>>

Alicante Multimedios | Gral. Santos 1030 c/ Concordia (Complejo Textilia) +595 21 - 222 977 | Asunción - Paraguay