ALIMENTACION Y RELIGIOSIDAD PARAGUAYA


EL PESEBRE PARAGUAYO
En diciembre abundan las frutas y la vegetación está en su mayor esplendor. Esto hizo crear a la población del Paraguay un pesebre muy diferente al que se realiza en Europa, y consiste en armar una cueva grande hecha de ka´avove´i en especial. Como decoración y ofrenda al Niño colgaban de la bóveda una diversidad de formas de chipa, frutas, huevos de avestruz o de gallinas pintados con tintes naturales. Hasta hoy la sandía, el melón, la uva, la granada y la piña son puestos frente al pesebre con la infaltable flor de coco. Las figuras del pesebre son de barro o de madera. Pesebre del Año Nuevo.

Algunas familias tienen el Niño Año Nuevo o el Niño Salvador del Mundo, que en una de las manos tiene un globo terráqueo con una cruz en la parte superior. Estas familias suelen armar el pesebre recién en año nuevo. Algunas familias según su promesa deben realizar un KARU GUASU el día 1 de enero.

Relato histórico
Con los pocos datos que existen sobre el tema de religiosidad y alimentación, igual aflora que el ofrecimiento de los frutos y alimentos a Dios, o a los santos, es espontáneo entre los nativos. Esto lo testifica un relato del padre jesuita Antonio Sepp, quien falleció el 13 de enero de 1733 en la reducción de San José. Relata la reacción y devoción de los Guaraníes ante el pesebre preparado y las imágenes del Niño Jesús con sus padres en una festividad de Navidad en San Juan Bautista de las Misiones:
"..Los indios adoraban y velaban mi belén muy devotamente, incluyendo las mujeres y las niñas. Algunos ofrecían un panal, otros 1 o 2 libras de cera, otros algunas mazorcas de maíz, zapallos, melones. Las mujeres, particularmente las niñas, no querían quedarse atrás. Tuve que bajar el Niño Jesús del altar y colocarlo sobre el suelo para que lo pudieran besar a sus anchas. Luego los cantores entonaron unas canciones de Navidad, acompañados por instrumentistas… luego tocaron dos arpistas, un tañedor de tiorba y un concertista de salteiro. Entonces rezamos el rosario en voz alta como todos los días, pero en honor al Niño Jesús. Finalmente actuaron bailarinas y saltarines delante del pesebre. Una vez entraban disfrazados de mozos negros, la cara pintada, otra vez como indios, con cascabeles fijados a los pies que tintineaban en cada salto que daban. Todos bailaban alegremente en coro. Luego salieron dos actores disfrazados de carneros que entrechocaban sus cuernos y un toro que luchó con un tigre voraz, siendo derrotado ora el tigre, ora el toro.."
"..En Santa Rosa, para Navidad, los fieles cantan en guaraní los Misterios (relatos que van de la Creación a la venida de Cristo), del mismo modo que lo hacían en las reducciones. Como entonces, colocan sobre las pajas un niñito desnudo y se acercan a adorarlo…¨. En Tobatí y otros pueblos de la región, los artesanos tallan pequeñas imágenes de santos que repiten fielmente la iconografía católica-guaraní..
(Testimonio del padre Rafael Carbonell de Massay).