Influencia de los inmigrantes

América

Granos de Café
Granos de Café

Un 7 de junio de 1947, Alois Knapps y Francisco Knapps, alquilaban el ya conocido “Bar San Roque” que data de comienzos de siglo. En aquel entonces las calles Presidente Eligio Ayala y Tacuary eran empedradas. Circulaban por ellas antiguos tranvías, los hoy desaparecidos colectivos mixtos, las vendedoras de verduras montadas sobre burritos y el aguatero que abastecía diariamente al vecindario, pues el agua corriente era sólo un sueño.

En este escenario, el Bar San Roque, además de un salón de atención a clientes, contaba con una mesa de billar y en su patio interior, a la noche y al aire libre, se proyectaban películas de la época.

En torno a sus mesas, a los largo de sus más de 100 años de existencia, se han sentado personajes de todo tipo. Jefes de Estado, prominentes científicos, escritores y artistas, politicos y empresarios, diplomáticos, parejas de enamorados, sacerdotes, camioneros, así como numerosas familias y turistas de todo el mundo en una colorida amalgama de edades, credos, profesiones, ideologías y niveles económicos.

El Bar San Roque sigue constituyéndose en punto de encuentro obligado de la sociedad paraguaya. Nombres tales como Bertoni, Appleyard, Riquelme García, Josefina Plá, Higinio Morínigo, Epifanio Méndez, Pistilli, son sólo algunas de las ilustres personalidades y destacados hombres de influencia que engalanan a la nómina de comensales.

En la actualidad, los propietarios del Bar San Roque, Don Francisco y Doña Lidia de Knaaps junto a su familia, siguen recibiendo con los brazos abiertos a clientes y amigos de la casa.

 

Inmigrantes

Planta de Maíz

Fundado en febrero de 1960, ubicado en pleno centro de Asunción, Estrella esq. Alberdi, con una de las arquitecturas mejor conservadas del Centro de Asunción, fue declarado Patrimonio Histórico de la Ciudad.

A lo largo de los años, el BOLSI marcó una diferencia en cuanto a innovación, de ser el primer salón comedor con aire acondicionado del Paraguay, con las más modernas maquinarias para la producción, conservación y manipulación de alimentos, a tener el primer y más sofisticado sistema de informática para mejorar y agilizar la atención al cliente.

Con uno de los menús más amplios y variados del mercado gastronómico del país, se puede disfrutar desde una rica croqueta, su tradicional Sandwich Banco Unión, hasta un elegante Surubí a la teja, haciendo un alto, en los deliciosos platos de pastas, carnes y postres. Los tiempos pasaron, la población aumentó en 50 años, pero la tradición continúa.

 

Inmigrantes

Planta de Maíz

Siempre en la esquina de Palma y Chile, nació un 26 de julio de 1953. Céntrico y muy concurrido, el Lido Bar se trata de una sociedad, cuyo socio propietario hoy al frente es Edgardo Pérez.

El horario de atención se inicia a las 6:30, cuando muchos ya acuden a desayunar la tradicional sopa de pescado. Todas las cocineras son mujeres porque “la mano de la mujer cocinera es diferente, el gusto de la comida es distinto, mejor”.

Ministros, Senadores, incluso el actual Presidente Fernando Lugo visitaron el lugar, así como el  cantante José Guadalupe Esparza, del grupo Bronco.

Sirven al día unos 200 platos de sopa de pescado. De hecho, hay quienes piensan que recién se obtiene el verdadero título de “asunceno” cuando se probó el “pira caldo” del Lido.

 

Inmigrantes

Planta de Maíz

Los fundadores de ALBERDIN fueron el matrimonio formado por Don Carlos Martínez y Doña Rosa Cardenas, en el año 1955.

Una empresa dedicada a la producción y comercialización de alimentos frescos, que en 50 años, tres generaciones consecutivas de esta misma familia han llegado a conquistar la preferencia de los clientes.

En el año 1974 se cambia el nombre de Pastelería Alberdi por el nombre ALBERDIN.

El nuevo nombre, que surge al agregar la N a la palabra Alberdi y prescindiendo de la palabra Pastelería, se crea a los efectos de simplificar y ayudar a reconocer la marca de forma rápida. A partir de ese momento ya no hay dudas ni confusiones, al decir, ver o leer ALBERDIN nos estamos refiriendo a la Empresa y no a la calle Alberdi del cual nace el nuevo nombre.

Trabajaron luego con sus hijos y en este momento también ya están los nietos.

En este momento están dedicados a una organización en donde la estandarización de los productos es el mayor desafío manteniendo la filosofía de los fundadores, que lo que vende una Empresa es por sobre todas las cosas Calidad. Los sistemas de ventas se van organizando como puntos de venta propios y franquiciados, lo que hace que los clientes encuentren a ALBERDIN cada vez más cerca.

 

Inmigrantes

Planta de Maíz

La Panadería La Negrita fue fundada por el Sr. Benedicto Hiebl, un emigrante alemán que llegó al Paraguay en los primeros años de la década del ´30 del siglo pasado. Ya en el año 1935 la empresa iniciaba sus operaciones en Asunción, en su primer local ubicado en las calles España y Ayala Velázquez.

El nombre de la Panadería fue prácticamente instituido por los propios clientes. Esto fue gracias a que la persona encargada de comercializar los productos fabricados por el Sr. Hiebl, era una muchacha morena.

La misma realizaba recorridos por la zona, llevando los panes recién horneados, por lo cual la gente comentaba: ¨Ahí vienen los panificados de LA NEGRITA¨.

Actualmente se dedica a la elaboración y comercialización de productos panificados de calidad indiscutible. Su planta industrial se ubica en Piribebuy esq. Juan E. O´leary, donde además se pueden adquirir sus productos.

 

Inmigrantes

Planta de Maíz

Esta Panadería, Confitería y restaurante tiene una larga historia como productora de deliciosos productos.

Sus inicios se remontan a  los primeros años del siglo pasado, desde cuando fue pasando por diversos propietarios, entre los que figura su fundador, el Señor Bellini, quien también nombrara a la empresa con su marca actual.

Luego la Panadería pasa a manos de Zanotti Cavazzoni Billi y Cía S.A., Pietro Alfonzi y Gerardo Buogermini, hasta llegar a la familia Mancini a través de Delfino Mancini desde 1951.