Ochsi

Recetas OCHSI & OCHSIMANIA
 

 

 

Camino el Bicentenario
 

 

 

Alicante Multimedios
 

 
Entrevista con el Dr. Jorge Vacante

La OMS afirmó que hay 1.200 millones de personas que tienen problemas de sobrepeso y obesidad.
En el mundo actual, se considera que el problema de la obesidad o sobrepeso alcanza cifras de nivel epidémico, y con ellas aparecen las enfermedades y trastornos con elevada mortalidad, tales como diabetes, accidentes vasculares, hipertensión arterial, artritis de cadera o rodilla, etc.

Hace 2 años, desde el programa BAJAS CALORIAS, que se emite de lunes a viernes a las 07:30 por Red Guaraní, el Dr. Jorge Vacante enseña a comer saludablemente con consejos prácticos y con una Dieta diaria para los que quieren bajar de peso.

En una pausa de la grabación de su exitoso programa BAJAS CALORIAS, el Dr. Jorge Vacante accedió a conversar con nosotros sobre lo que preocupa a la mitad más uno de la población: la OBESIDAD.

Las estadísticas demuestran que la obesidad en el mundo subió de un 15% hace 30 años a un 60% en la actualidad. Hay más gordos que desnutridos y más gente mal alimentada.

- Doctor, este Siglo XXI padece de lo que podríamos llamar una EPIDEMIA DE OBESIDAD?
Exacto, una epidemia no contagiosa, porque generalmente la palabra epidemia se relaciona con procesos infecciosos. Es una enfermedad que está avanzando a pasos agigantados, y que está acompañada en estos momentos por una afección muy grave también que es la diabetes, tanto es así que ya se habla de la diabesidad, es decir una mezcla de la obesidad con la diabetes. Fíjese usted, que tenemos un gran problema en estos momentos, que es la obesidad en los chicos y tenemos diabetes tipo II (que era la diabetes del adulto hace años), ahora la tenemos en los chicos, de entre 11, 12 o 13 años, que es bastante grave y que nos da la pauta que este problema tenemos que tratarlo integralmente: desde la autoridad, la educación, la industria alimentaria y de la parte médica, porque es muy serio lo que está pasando.
- Usted dijo: una epidemia que ¨no es contagiosa¨, pero qué pasa en las familias de obesos? Tiene que ver también el entorno?
En esas familias hay un factor genético importante, pero lo genético no se puede cambiar, en cambio sí puede cambiar el entorno, la educación, lo social, lo cultural, que es tan importante en los tratamientos de la obesidad.

  • Nuestra generación es consumista…

Estamos en una sociedad obesogénica y consumista. Hay un aumento de las grasas saturadas que se ingieren en diversos tipos de alimentos, sobre todo en las comidas rápidas.

  • Las comidas chatarras…

Exacto. Sabe por qué esas comidas grasas son agradables y se consumen en tanta cantidad, porque tienen alta palativilidad, es decir, gustan, se desean, quedan bien al  paladar y la gente las ingiere, sin darse cuenta, que esos son valores que van aumentando enormemente los valores de grasa en la sangre.  Me acuerdo de una película, donde una persona hizo una experiencia de comer durante un mes una marca de comidas rápidas. Este hombre antes de comenzar se somete a un control nutricional, cardiológico y clínico, resultando su estado excelente. Al cabo de un mes, un desastre: aumentó de peso, triglicéridos y colesterol altos, el hígado graso. Acá ya no tiene que ver la apariencia, ya que el hígado graso lleva a la cirrosis no alcohólica, ese problema tenemos que encararlo ya más seriamente.

  • El aumento del consumo de comida chatarra tiene que ver con el poder adquisitivo de la gente?

No porque ahora se da lo que se conoce como desnutrición clínica. Las clases bajas, tienen un tipo de alimentación con pan, grasa de chancho, mandioca, etc., mientras que las clases más pudientes comen comida rápida, compran comida hecha, o sea, que es lo mismo: esto lleva a la alteración nutricional de la persona, comiendo mal se llega a  deficiencias importantes, y con esto a la desnutrición enmascarada.

  • … que uno sólo se da cuenta cuando se hace un análisis de sangre…

Y por ciertas deficiencias como hipertensión, problemas vasculares…
-  Pero antes también había grasa, mandioca, pan, ¨comida chatarra¨, y ahora que hay más nutricionistas, más literatura sobre cómo cuidar nuestra imagen, más operaciones estéticas, cómo es entonces que ahora hay más obesidad que antes?
Va aumentando por el ritmo que tenemos. Y tiene relación con la cantidad de niños obesos que también va aumentando. Por qué nosotros  no éramos tan gordos antes, habían excepciones, lo que pasa es que nos movíamos más. Aumentó el sedentarismo, con la tecnología que hay, ya no caminamos, los chicos se pasan sentados frente a los televisores y las computadoras en vez de jugar un partido de fútbol o correr a las escondidas.

  • sentados y comiendo…

Y comiendo comida chatarra.
Yo digo que estamos frente a una pandemia ya, nuestra  sociedad es obesogénica porque recibe estímulos permanentemente. Tenemos que reunirnos seriamente  a encarar este tema.

  • La obesidad es una enfermedad?

Siempre fue una enfermedad, lo que pasa es que ha adquirido una magnitud enorme debido a las comidas rápidas, al poco tiempo para comer, al sedentarismo, ya no caminamos…yo lo veo en la práctica: los pacientes me dicen que no tienen tiempo para caminar, no tenemos tiempo para nosotros: esto es lo que tenemos que cambiar para aumentar nuestra autoestima, querernos a nosotros mismos.
Antes, los médicos que trataban a los obesos se referían a estos como ¨los fracasados¨, se referían a ellos ¨como los que no tenían voluntad¨, que eran gordos porque querían, pero no es así: el problema es mucho más serio, como toda enfermedad tiene su componente psicológico, biológico y social.  Psicológico por las angustias, ansiedades, lo biológico por lo genético, y lo social por la compulsión de la sociedad consumista y obesogénica.

  • La sociedad crea gordos y después no los puede ver.

Los rechaza. Hace una discriminación, hasta en la ropa. Los talles vienen cada vez más chicos.

  • No sería más fácil  para el Estado, más fácil y más barato, declararla una enfermedad y empezar a tratarla  como tal, con la educación, la profilaxis, controlar los kioscos de las escuelas, la publicidad dirigida a los niños, los tratamientos serios, que tener que luchar luego con las enfermedades que vienen de esta enfermedad?

Usted ha tocado un tema capital.

  • O vamos en contra de las industrias que facturan con este mercado: fabrican gordos para poder venderles después la pastillita o la dieta  mágica que les adelgace…

La dieta mágica, el alimento mágico, la comida light… por qué los alimentos light tienen que ser más caros, no digo que sean iguales, pero por qué son más caros. Todo esto es un negocio. El Estado tiene la responsabilidad de velar por la salud, en este enfoque en particular, porque en el futuro va a tener muchos más gastos, la prevención primaria, antes que aparezcan los problemas, antes que aparezca un infarto, un accidente cerebrovascular, artrosis. Lo que pasa es que con estas enfermedades se venden más medicamentos… Por qué no se tiene en consideración dentro de los seguros médicos la obesidad.

  • En algunos seguros médicos, los nutricionistas figuran igual que los cirujanos plásticos, con aranceles preferenciales, no están el 100% cubiertos, por qué no están igual que un pediatra o un cardiólogo, por ejemplo.

Porque tenemos un doble discurso, por un lado reconocemos que estamos ante una pandemia, pero no tratamos la obesidad como una enfermedad. Yo le digo a mis pacientes cuando inician un tratamiento, que no estén apurados por bajar de peso, porque esto reúne las tres E: educación, educación y educación. Si no hay esto, es imposible cambiar. Los griegos decían: todo a su debido tiempo, armoniosamente, que es la manera sana de encarar el tratamiento. Con los apuros se generan más desastres: la anorexia y la bulimia, los dos grandes extremos. Estamos frente a una sociedad exigente  que está compulsivamente llevándonos a una patología. Como usted dijo, controlemos las cantinas de las escuelas, pero no prohibiendo, sino acercando un plan de alimentación equilibrado para el almuerzo de los chicos que tienen doble escolaridad, educar a los padres, enseñarles qué tipo de vianda dar a sus hijos o qué tipo de solución encontrar para el que no va a almorzar a las casas.

  • Yo le pongo una merienda saludable a mis hijos, y en el recreo se terminan cambiando los alimentos, porque otros compañeros llevan golosinas, papas fritas,  que otras mamás les colocan en sus merenderos, cómo se hace entonces?

Las burlas a los que llevan las viandas saludables… por eso tiene que ser en forma colectiva la educación, ponerse todos de acuerdo para transmitir lo mismo. Este es un problema de todos. Yo veo en consultorio más chicos con obesidad grado II, la deformación de sus columnas, con deformación de sus rodillas, entonces ya empezamos con los problemas, ya tenemos los problemas encima nuestro.

  • Cuál es la diferencia entre obesidad y sobrepeso?

Sobrepeso es un 10% del peso corporal y obesidad es más del 10% del peso corporal.

  • Con cuánto por ciento de sobrepeso empieza la gente a concientizarse y va a consultorio?

La gente va cuando no se siente bien con su peso. Pero la gente tiene un peso en la mente, que no es el que le corresponde a la edad ni a la altura….

  • Esa mujer cuarentona que dice ¨yo quiero tener el peso que tenía cuando me cas騅

Pero eso es imposible, yo le digo que tiene que tener el peso de acuerdo a su altura, y a su actividad, que se puede conversar, hay un peso teórico: el de la tabla, hay un peso deseado, y hay que llegar al peso confortable, al que se puede sostener. Y aprovecho para decirles que el paciente tiene que bajar un kilo por semana, porque la gente se quiere acelerar, yo les digo ¨parece que estamos con el bingo: 2-3-6 kilos¨… acá el problema es desfocalizarnos de la balanza , enfocarnos en el cambio, de la mente y el cuerpo frente a las comidas.

  • Entonces no hay que pesarse todos los días…

Yo lo cito al paciente para la consulta, y después lo veo a los quince días para un control. Por supuesto el paciente me puede llamar para consultar, pero no muchos lo hacen, la gente no siente todavía la necesidad de consultar sobre reemplazos de comidas por ejemplo. La gente tiene que saber que si decide cuidar su cuerpo, tiene que trabajar con el médico.

  • Como el personal trainer del cuerpo, ustedes son los personal trainer del estómago…

Claro, nosotros indicamos las porciones, los reemplazos…

  • Si soy dulcera por ejemplo, cómo sacarme el chocolate de por vida…

Es que ese sería un error: porque ahí se le estaría sacando una característica de su forma de ser, lo que hay que hacer en ese caso es mostrarle las opciones de postres light. Yo utilizo la técnica de la cuchara: si se muere por una torta de chocolate, que agarre una cuchara tamaño postre y que coma cuatro bocados. Sólo cuatro, así ya no se sentirá tentada.

  • O sea, usted está de acuerdo hacer pequeñas trasgresiones…

Yo diría más que trasgresiones, premiaciones.

  • Y está de acuerdo con otros médicos, que dicen que el obeso tiene que bajar de entrada una gran cantidad de peso para estimularse y seguir adelante en una dieta, que en realidad  el ser humano está preparado para consumir muy pocas calorías, y por eso dan Dietas de solamente 800 calorías…

Hay médicos que dicen eso. Yo por formación creo que  si el paciente entra en un régimen de bajar rápido va a tener un régimen de insuficiente aporte micronutriente, por eso nunca debemos dejar de lado las leyes de la nutrición.  Un plan alimentario tiene que ser completo, debe reunir todos los principios nutritivos que el organismo necesita, tiene que ser adecuado, tienen que estar los alimentos en cantidad suficiente y tiene que estar armónicamente combinado. Claro que se puede hacer un plan de 800 calorías, pero bajo estricto control médico, porque son, generalmente, regímenes alimentarios que tienen carencias en vitaminas y minerales, o bien habrá que suplementarlas. Pero allí otra vez nos encontramos con los mitos del paciente, que cree que las vitaminas engordan y ya no las toma.

  • Y está el paciente que cuando recibe la dieta dice ¨pero esto es muchísimo, cómo voy a adelgazar con esta dieta¨, y come la mitad.

Y ahí tenemos que insistir con las tres E: educación, educación y educación. En el cambio de los hábitos, en la forma en que encare las comidas, por eso es tan importante hacer caso a las recomendaciones del médico.
- Si se tiene el gen de la obesidad se puede cambiar?
Puede cambiar claro. Usted lo dijo: ¨genéticamente¨, la familia es la que tiene hábitos de gordo, entonces no me va a resultar fácil. Yo puedo tener papá y mamá obesos, yo tengo ese gen, pero Favaloro ya lo decía, hay cosas que se pueden cambiar, en la alimentación, en la actividad física, en la reducción de las porciones, hay una serie de medidas que se pueden tomar para evitar que lo genético no tome cuerpo.

  • Un niño obeso hoy es el adulto obeso de mañana?

Puede llegar a serlo, ya que va a formar una serie de células obesas que van a ser muy importantes.

  • Cómo decirle a un niño que no coma en un mundo donde la comida forma parte de nuestras costumbres y tradiciones, todos los festejos se hacen con comida visualmente tan apetitosa…

Cuando se trata de obesidad infantil debemos tratar a la familia, imagínese que se esté tratando a un chico, y viene la abuela diciendo ¨pobre chico, hay que dejarle que coma lo que le guste, es muy chico, ya va a tener tiempo para adelgazar cuando sea grande¨, ahí ya empezamos mal.  Hay que enseñarle, no hay que sobrecargarlo ni acosarlo, hay que darle la libertad, y hay que premiarlo en sus logros.

  • El que deja de fumar ¿engorda?

Lo que pasa es que la ansiedad esa persona la calmará con comida. A su vez la nicotina le ha alterado las papilas gustativas, ya no siente bien los sabores y por eso comerá más. Esa persona tendría que plantearse cómo calmar la ansiedad y superar la oralidad. Hago hincapié en la actividad física. La educación física en los colegios tiene que dejar de ser una materia que cubre horas nada más, donde los chicos patean una pelota, tiene que ser realmente una EDUCACION física, mañana ese chico va a canalizar muchos de sus estados de angustia o ansiedad con la actividad física.

  • Qué es lo primero que tiene que hacer un obeso?

Estar DECIDIDO a querer bajar de peso. Reconocer que está enfermo. Querer decir: quiero modificar mis hábitos alimentarios.

  • Cuál es el límite para dejar de comer?

No  creo que haya un límite, hay que hacer las 6 comidas diarias, con porciones chicas.

  • Aunque no tenga hambre?

Es preferible que coma platos chicos, porciones chicas, cada tres horas, porque metabólicamente el organismo va a funcionar, con la condición de hacer actividad física.

  • Y aquel que no come nada a la mañana porque no tiene hambre y a las noche come todas esas porciones juntas?

Eso es lo peor que puede hacer. Porque el organismo es muy inteligente, se llama a cuartel de invierno, se repliega metabólicamente diciendo entramos en economía de guerra, y cuando empieza a ingerir: absorbe todo. Y a la noche, las comidas deben ser de fácil digestibilidad, verdura, frutas, caldos…

  • Tenemos que obligar a nuestros hijos a que vacíen el plato de comida, como hacían  nuestras abuelas?

Esas son cosas muy serias que han quedado gravadas, muy negativas en la educación. Hay que comer de todo, en platos chicos, no repetir y siempre dejar algo en el plato.

  • Es cierto eso de que todo lo que comemos a partir de las 5 de la tarde se queda con nosotros?

Lo que pasa es que se queda con nosotros porque comemos mal y mucho. Me dicen mis pacientes que con el frío comen más porque hace frío. Pero si tengo frío, me abrigo. Y como alimentos calientes, en todo caso, pero siempre en porciones pequeñas.

  • Pensamos todo el tempo en comida…

Es que yo comprendo que la gente tiene tantas insatisfacciones en la vida, que la comida lo gratifica, llena espacios vacíos…

  • El obeso es entonces una persona que está sufriendo…

Sufre. El obeso, así como el niño obeso, yo lo noto en consultorio, sufren por dentro.

  • Porque en general se dice ¨es un gordito feliz¨…

Están felices porque se ponen una máscara nada más, yo pido a los que rodean a un obeso que lo ayuden, que no les dejen empezar el lunes, porque no sabemos qué lunes ni de qué mes ni de qué año…

  • Qué es más difícil: adelgazar o mantener el peso?

Adelgazar por cantidad de kilos sería lo fácil, ahora MODIFICAR LAS CONDUCTAS es lo difícil, por eso usted ve por qué hay tantos fenómenos rebote, el yoyo, nadie tiene la panacea en esto. La obesidad entra por la boca y se cura con la cabeza. Las enfermedades se curan de arriba hacia abajo, y de adentro hacia fuera.

  • Qué papel juegan las pastillas adelgazantes?

Los anorexígenos, mientras estén bajo el dominio del médico, me parecen excelentes, yo no estoy en contra. Pero hay que hacer entender a la gente que son una parte del tratamiento, que no son milagrosas y no adelgazan por sí mismas. Si yo tuviera la pastilla que tomada sola bajara de peso, en este momento yo no estaría más atendiendo en consultorio, y estaría millonario.
- Si de pronto decidiéramos comer bien, hacer ejercicio, dejar los malos hábitos y tratar nuestros cuerpos ¨como si fueran templos¨ como decían los antiguos, no es demasiado tarde? ¿Se puede revertir el daño hecho ?
El cuerpo se puede volver saludable en cualquier momento,  en tanto y en cuanto yo tome conciencia de mi estado de salud o me lo hagan hecho tomar. No hay que esperar tener sustos, esos que nuestro cuerpo nos envía para hacernos notar que estamos en el camino equivocado.

  • Finalmente, Cuál es el SECRETO DE LOS FLACOS?

Ante todo hay una delgadez constitucional, pero independientemente de eso, el flaco tiene límites. Tiene que ver en qué familia se educó, si le enseñaron a cuidarse. El flaco come, pero se cuida, no se excede en muchos alimentos y muchos hacen actividad física

Entrevista: Celeste Martin
 
<<ANTERIOR SIGUIENTE>>

Alicante Multimedios | Gral. Santos 1030 c/ Concordia (Complejo Textilia) +595 21 - 222 977 | Asunción - Paraguay